La primera Universidad de Paz en Colombia: un encuentro entre víctimas y exmiembros de grupos armados ilegales

Sede del módulo de la Universidad de la Paz en Cacarica, Chocó. Foto: Germán Moreno

 

En el marco del primer Festival de Las Memorias realizado en Cacarica (Chocó) “Somos Génesis”, durante los días 1 y 4 de marzo de 2019, se inauguró el primer módulo de la Universidad de Paz Sede Marino López, una apuesta comunitaria para impulsar la educación superior en las zonas más afectadas por el conflicto armado.

 

La Universidad de Paz es una iniciativa de las comunidades que impulsa la educación desde los saberes locales, brindándoles formación a los jóvenes desde un enfoque socio-ambiental, así lo menciona una lideresa del proceso durante su presentación oficial “la Unipaz es una propuesta educativa desde el vientre para que los jóvenes no tengan que salir a buscar lo que encuentran en sus territorios”. Al ver la necesidad de la mayoría de los jóvenes de la comunidad de Cacarica que querían seguir formándose y a su vez seguir en los territorios, se propuso crear la Universidad de Paz, iniciativa que empezó con una educación formal en primaria y que continuó con el fortalecimiento de los profesores propios de la comunidad, avanzando en una formación superior, y hoy en día son quienes dirigen la primaria y el bachillerato en las zonas humanitarias.

 

Además de constituirse como un espacio educativo, las Comunidades de Autodeterminación, Vida y Dignidad de Cacarica (CAVIDA) han decidido que la Universidad sea un espacio para la escucha y el reconocimiento entre víctimas y exmiembros de grupos armados al margen de la ley, donde se construyan desde sus relatos las verdades de los hechos de violencia que se vivieron en su territorio.  Por esta razón, durante el lanzamiento del primero módulo de la Universidad de Paz Sede Marino López, se realizó en el territorio un Encuentro de la Verdad facilitado por la Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad, la Convivencia y la No Repetición, para que a partir de los relatos de exmiembros de los grupos armados al margen de la ley, se construya la verdad sobre las razones por las que se cometieron los hechos de violencia y así generar elementos de convivencia en los territorios, además de la preservación de la memoria.

 

Este primer módulo de la Unipaz en Cacarica, financiado por la Federación Luterana Mundial (FLM), es en sí, una propuesta socio-ambiental, ya que no solamente comprende un reconocimiento de corresponsabilidades de unas personas que tuvieron armas, sino de la responsabilidad ciudadana que tenemos en la crisis ambiental. De esa manera la universidad está cimentada en una planta física que tiene en su composición residuos plásticos, y bajo diferentes sistemas y técnicas, se logra diseñar una ventilación adecuada, para así generar las condiciones para el diálogo y la conversación entre seres humanos.

 

El Festival de Las Memorias “Somos Génesis” organizado por las Comunidades de Autodeterminación, Vida, Dignidad (CAVIDA) y la Comisión Intereclesial de Justicia y Paz, fue la forma de celebrar la vida y conmemorar los hechos de violencia ocurridos durante la “Operación Génesis” en 1997 que generó el desplazamiento de más de 3.850 personas y el asesinato de Marino López. Y tras años de conmemoraciones en medio de duelo y el dolor, las comunidades de CAVIDA en esta ocasión decidieron cambiar su forma de hacer memoria y enaltecer en medio de la alegría y la esperanza el nuevo camino que están construyendo.

 

Por eso hoy, a 22 años de la “Operación Génesis”, se inicia una ronda de siete festivales en la región de Bajo Atrato y Urabá. En los diversos eventos de conmemoración, las memorias de los afectados, responsables y externos que tuvieron conocimiento de los hechos de violencia se ponen en diálogo. El conjunto de festivales, además posibilitar espacios de verdad para el reconocimiento de actos de responsabilidad por parte de quienes cometieron los hechos de violencia, pretende terminar en el año 2020 con un acumulado de preguntas y respuestas de los responsables, para continuar aportando a la construcción de la verdad del conflicto armado en Colombia.

 

La Universidad para la Paz impulsará, además de la sede de Cacarica, la construcción de 16 sedes de en varias partes del país, como La Chinita (Apartadó), Curvaradó y Jiguamiandó (Chocó), Inzá (Cauca), Naya (entre el Cauca y Valle del Cauca), y la Zona de Reserva Campesina de la Comunidad Nasa (Putumayo).